"Notas al pie" Nacha Vollenweider
Reseñas

Memoria en tránsito

“Dicen que exagero, pero lo que más me gusta de Alemania son los trenes. A los nuestros los trajeron los ingleses, traían el progreso. De ese progreso hoy sólo quedan carteles en las estaciones abandonadas. Por mi ciudad natal, el tren pasó por última vez en 1977. El mismo año que lo desaparecieron a mi tío Ignacio, el Corcho”.   Por Andrea Ruiz   Así empieza la primera nota al pie de esta novela (autobio)gráfica de Nacha Vollenweider. El viaje en tren por Hamburgo es el presente que permite la retrospección a partir del paisaje, los pasajeros y hasta el tapizado del asiento vacío de adelante. Las notas al pie, sobre las que la autora pide la atención del lector, son viajes al pasado, a los recuerdos propios y familiares. La abuela coleccionista de recuerdos, el abuelo que escuchaba tangos en la radio, el tío desaparecido, el antepasado suizo que administraba una colonia en la provincia de Santa Fe, el encuentro con las primas y el reconocimiento de lo familiar como “las cosas que tenemos en común”. Pero el pasado dialoga continuamente con el presente, como cuando se comparan las rejas de la casa de la abuela (“antes las casas no tenían rejas”) con las rejas por las que trepan los refugiados.     Los textos narran todo esto con serena naturalidad. Las emociones (y las opiniones políticas sobre Argentina y sobre Alemania) están a cargo de los dibujos. Son trazos veloces y firmes, casi desgarbados, que sin embargo logran una precisión y una fuerza muy particulares, como el rostro y los ojos de Videla en su infame definición de los desaparecidos (no tienen entidad, no están). El negro avanzando cuadro a cuadro porque una puerta se va cerrando mientras se cuenta la desaparición del tío. O los árboles de la plaza por la que Nacha y la Chini vuelven, recién casadas, del Registro Civil de Hamburgo. No invitaron a nadie y vuelven caminando solas, y es como si los árboles las abrazaran o les dieran cobijo.     Advertencia: La lectura de Notas al pie puede contagiar esa enfermedad suiza de la que habla la prima Esther; la heimweh, “que sería algo así como nostalgia o añoranza”. Eso que sienten los migrantes y los hijos y nietos de migrantes, perdiendo, buscando y encontrando esas señales de memoria e identidad que tiene mucho más que ver con los afectos que con el territorio. "Notas al pie" Nacha Vollenweider Notas al Pie. Editorial Maten al Mensajero, Buenos Aires, 2017. 212 páginas ISBN: 978-987-46480-2-0