Ida Vitale - Premio Cervantes
Noticias

Digna ganadora del Cervantes

  La uruguaya de 95 años recibió esta semana pasada el premio literario más prestigioso del mundo de habla español, el Premio Cervantes, por su obra. Ida Vitale nació en Montevideo en 1923, y es una figura importante del movimiento artístico Generación del 45, nombre que refleja el tiempo en que empezaron a manifestarse, junto con otros representantes importantes de la literatura regional de su época, tales como Carlos Real de Azúa, Carlos Martínez Moreno, Mario Arregui, José Pedro Díaz, Amanda Berenguer, Mario Benedetti, Juan Cunha, Juan Carlos Onetti, y otros. Vitale es la única sobreviviente de ese movimiento. En el 1973, la poeta huyó de la dictadura en Uruguay y pidió asilo en México, y hoy en día reside en Texas, EEUU. Es la quinta mujer distinguida con el Cervantes, y la recibe por su obra poética de la vida. Al final de su discurso al recibir el premio, Vitale dijo: «Con todo lo que las afirmaciones de don Quijote, prudente y aun sabio, me reclaman de acatamiento, para terminar debo disculparle una afirmación que como suya, podría ser aceptada sin más “que no hay poeta que no sea arrogante y piense de sí que es el mayor poeta del mundo”. No es mi caso, puedo asegurarlo. Sin duda, don Quijote no imaginó jamás que ese género femenino al que se consideraba por oficio llamado a honrar y defender, pudiera caer en tan osada pretensión. Y en eso, estoy segura que acertó». Nuestras felicitaciones y una invitación a leerla.   Este mundo Sólo acepto este mundo iluminado cierto, inconstante, mío. Sólo exalto su eterno laberinto y su segura luz, aunque se esconda. Despierta o entre sueños, su grave tierra piso y es su paciencia en mí la que florece. Tiene un círculo sordo, limbo acaso, donde a ciegas aguardo la lluvia, el fuego desencadenados. A veces su luz cambia, es el infierno; a veces, rara vez, el paraíso. Alguien podrá quizás entreabrir puertas, ver más allá promesas, sucesiones. Yo sólo en él habito, de él espero, y hay suficiente asombro. En él estoy, me quede, renaciera.