Ilustración

La ilustradora: Natalia Cardozo

Natalia Cardozo es uruguaya aunque nació en Francia, vivió muchos años en Barcelona donde se tituló como Técnica Superior en Artes Plásticas e Ilustración. Su fuerte es el formato libro-álbum ilustrado aunque su increíble versatilidad en el manejo de diferentes técnicas le permite abordar trabajos de muy diversa índole, desde narrativa infantil a etiquetas de sidra, pasando por afiches sociales o ilustraciones que reivindican la lucha por la ecología. 

 

 

Cuál fue tu primer trabajo de Ilustración remunerado?

Ilustraciones para libros de texto con Barcanova, 2009. Con la excusa «a vos que te gusta hacer dibujitos», tardé en entender que aunque me apasione, es mi profesión y es mi derecho cobrar.

 

Dónde trabajas habitualmente?

En mi casa como freelance. Compramos un contenedor con mi pareja que acondicionamos para trabajar.

 

 

Cuentanos un poco sobre tu proceso de trabajo.

Suelo trabajar mucho con referentes. Busco toda la información que pueda tener que ver con el tema y con la idea que quiero explorar, desde enciclopedias y libros, hasta numerología, símbolos, historia, leyendas, texturas, color, representaciones previas… todo. En paralelo hago uno o dos bocetos que me permiten visualizar en papel lo que pensé. A partir de ahí calco directamente del boceto y según si estoy satisfecha o no hago más de una prueba afinando detalles. Mis procesos son bastante rápidos, si me trabo salgo a caminar o sigo con otra cosa. La técnica que elija dependerá mucho del tema, por ejemplo para los temas más profundos o que me genera y quiero generar reflexión suelo trabajar en blanco y negro con rotulador o tinta china y plumilla.

Luego escaneo y hago alguna corrección en Photoshop. Pero a modo de ejercicio me reto a no necesitar retocar digitalmente y así perfeccionar la técnica.

 

 

Mejor hora y música para inspirarse?

Soy nocturna, y durante mucho tiempo la noche era también el único momento que tenía para trabajar. Me gusta escuchar un poco de todo, voy por rachas, hay etapas en las que escucho música anglosajona de los años 50 y 60, otras rock de los 90. Rock uruguayo y argentino…o hasta baladas, depende. Pero este año tengo tiempo de trabajar de día y disfruto mucho de escuchar los pájaros o el silencio. La inspiración la encuentro generalmente cuando puedo estar sola, da igual el momento o el tiempo que tenga.

Todos tenemos momentos en que dudamos de nuestra capacidad, qué haces para tomar coraje y seguir adelante?

Normalmente los dos opuestos, o insistir con testarudez hasta que salga o salir a caminar, me hace mucho bien, oxigena el cerebro y siempre vuelvo con ideas nuevas o soluciones.

 

 

 

3 ilustradores locales qué te gustó descubrir?

Mmm, es muy difícil elegir! No hay nada más lindo que compartir camino con colegas que además de tener talento, son buena gente. Volver a Uruguay y conocer tanto talento local me llenó de orgullo. Y de estilos muy diferentes! Nomino a Edu Sganga, Cacciatore y Juanma Díaz. 

3 grandes ilustradores de todos los tiempos?

Gustave Doré, Beatrix Potter y Henry de Toulouse- Lautrec

 

Pensás que hay mucha competencia en la ilustración? Es posible vivir de esto?   

Tenemos la suerte de que es tan amplio todo lo que se puede hacer en los diferentes mercados que hay opciones para elegir. Más que competencia yo lo veo como una oportunidad de enriquecimiento. La obra de otros ilustradores que admiro me ayuda a observar desde otros puntos de vista los mismos temas y a salir de la zona de confort si pienso que puedo mejorar alguna técnica, proceso o abordaje.

El crecimiento tiene que ser de adentro hacia fuera, es un trabajo constante y de por vida contigo mismo. De ese modo lo que hacés, es más auténtico y visceral y por lo tanto no hay con quien competir. El lugar que nos corresponde viene de forma natural con esa actitud. Creo mucho en el SER, HACER y TENER en ese orden.

Pienso que se puede vivir de esto, si se trabaja también en el extranjero. No se puede depender solo del mercado local, aunque sí aportar para que siga creciendo y avanzando por supuesto. Es una una responsabilidad compartida. Cada uno tiene su propia maceración en tiempo y forma, y con ganas de aprender y de trabajar todo es posible. Laburar mucho, aprender mucho, colaborar, ser humilde, tener las expectativas correctas…. Después es cuestión de tiempo supongo.

Pero en cualquier caso hay que moverse. Dentro de la zona de confort no hay expansión.

En que estás trabajando ahora?  

Estoy trabajando en un encargo de 3 ilustraciones de la serie «Todo está conectado», serie con la que además estoy desarrollando un proyecto más grande. Una ilustración para la Exposición «Blanca Bonita» sobre la esclavitud que organiza Mónica Weiss desde Buenos Aires. Me inscribí al taller de Sebastián Santana en Escaramuza. Y preparo la presentación del libro Supertía de la escritora Sandra Escames con mis ilustraciones, para el 7 y el 14 de Junio en la Feria del libro de la Intendencia.

 

www.instagram.com/nat.ilustradora/