Autores

Vida de autor: Monica Isakstuen

En sus novelas y obras de teatro, la autora noruega Monica Isakstuen (Oslo, 1977) explora temas que tocan la maternidad y experiencias existenciales de una manera tan fuerte, y con tanto humor, que da nervios pasar las páginas.

 

¿Cuál fue tu primer trabajo de escritura remunerado?

Con mi pasado de redactora en el mundo de publicidad he escrito muchos textos de anuncios, guiones para comerciales, spots para radio y folletos, todos pagados por hora, pero recuerdo como ese anhelo de escribir “de verdad” – o sea escribir ficción – seguía creciendo a ser cada vez más fuerte. Mi primer trabajo de escritura de ficción remunerado fue mi novela debut, que empecé en 2005. Fue un ejercicio arduo, luché tanto por escribir una novela así como pensaba que debería ser una novela, eso me hizo sentir inhibida en cuanto a la lengua, forma y composición. Cuando se publicó en 2009, Avstand²/Distancia², pensé NUNCA MÁS UNA NOVELA! Sentía el texto como rígido y distraído, como algo forzado. Creo que así era. Siendo una novela de debut pienso que está bien, pero se diferencia a la legua de los textos que escribo actualmente.

 

Rase/Rabiar

 

¿Cuéntanos un poco sobre tu proceso de trabajo?

Luego de cada publicación drámatica o de ficción me siento vacía, casi como si estuviera en un proceso de luto. Lo mejor de ser dramaturga y autora no es la publicación, sino la escritura. Especialmente cuando el proyecto está manifestándose, cuando me doy cuenta de qué estoy escribiendo. Primero ese vacío por lo terminado, luego una incertidumbre por si alguna vez voy a poder volver a escribir; y después, en algún momento, vuelvo a empezar. Entonces la escritura se trata sobre todo de sacar lo más posible, de escribir siendo lo menos crítico posible, de acumular cierta cantidad de páginas, alrededor de cincuenta es bueno. Entonces puedo repasar esas páginas, sola y con mi editor, tratándo de ver que encontramos en esa materia prima. Muchas veces pasa que hay un tema o una cuestión o una inquietud fervorosa que surge. Y continúo desde ahí. En mis textos de los últimos años he estado buceando muchas cuestiones diferentes relacionadas a lo de ser padres y la niñez. Escribir me permite a arrojar luz a esos rincones del alma humana donde normalmente no me atrevo a acercarme. Cuando empiezo a entender de qué se trata mi texto, es como si el texto diera cabida a todo. Los pensamientos que tengo, los libros que leo, los fragmentos de conversaciones que oigo por casualidad, los noticieros, las notas de un diccionario – es todo alimento para el autor boquiabierto.

 

¿Dónde trabajás normalmente?

Por lo habitual trabajo en casa. Me muevo por ella, en general me quedo en el living o en la mesa de la cocina. En realidad tengo una oficina en el segundo piso, pero es como si resisto a quedarme ahí. Si me siento en mi escritorio se espero que logre algo. Pero si me quedo así aleatorio en la mesa de la cocina o del living, todo lo que surge si acaso será tipo sobresueldo. Me gusta darme a mi misma ese rol de underdog. Si aparento no estar trabajando, puedo sorprender: Miren lo que pude escribir hoy!

 

Skuespillet Se på meg når jeg snakker til deg / La obra de teatro Mirame cuando te hablo

 

¿Cuál es la mejor hora y música para inspirarse?

En principio prefiero las mañanas. Cuando los niños ya están en el jardín y la escuela y yo me puedo sentar con mi café y la compu. Ahí puedo tener suerte y lograr un flujo lindo durante un par de horas. Es raro que trabaje concentrada por mucho tiempo, me distraigo con facilidad, por ruidos, el gato, correos o cositas que debería haber hecho, pero si realmente estoy metida en un proyecto suelo ser eficiente hasta la hora del almuerzo. Luego trabajo de forma más esporádica. Y también suelo dedicar un tiempo por las noches, si tengo fuerzas, mejor.

En cuánto a ruidos de fondo o música necesito que sea lo más silencioso posible. No soy del tipo que escucha música trabajando. Antes quizás, pero con tres niños bastante pequeños en mi vida diaria, disfruto cada vez más el silencio cuando estoy sola. Necesito silencio para poder pensar claramente. Muy de vez en cuando me voy a un café y el zumbido de la gente puede llegar a ser un buen disparador para trabajar. Como si los clientes del café fueran un especie de testigo, que no me permite estar ahí sentada, sin hacer nada, me obliga a pensar y a mover mis dedos.

 

Todos tenemos momentos en que dudamos de nuestra capacidad. Qué haces para tomar coraje y seguir adelante?


Voy de caminata o corro. Últimamente he salido a correr en medio del día, y eso muchas veces me ayuda a desprender lo que se ha trabado en el texto, o me surgen otros asuntos que quiero escribir. Primero intento no pensar en nada, pero luego mi subconsciente empieza a trabajar igual, y cuando se termina el paseo me precipito a la cocina, busco mi teléfono, anoto palabras claves y pensamientos que he tenido, me ducho y arranco con el texto de nuevo.

 

3 autores actuales que te ha alegrado descubrir?

 

Rachel Cusk, Samanta Schwebling y Leslie Jamison. M

Y 3 grandes de todos los tiempos?

Sigrid Undset, Raymond Carver, Donald W. Winnicott.

 

Cuál de tus proyectos ha quedado más cerca de tu corazón?

Ahora mismo es la obra de teatro que acabo de terminar, Eramos guerreros. Siendo tan nuevo ese texto aún no tengo la distancia ni las palabras para hablar concretamente de qué se trata. Pero los roles se llaman YO y LOS OTROS, y tratan de acercarse entre ellos a través de memorias y experiencias de la maternidad y de la infancia. En lo esencial he intentado escribir algo sobre el acercamiento entre seres humanos, el afrontamiento de los límites del ser, el no quedarse encerrado en uno mismo y en lo suyo.

Sigue a Mónica Isakstuen en Instagram.